29 de dic. de 2009

PLEGARIA A LA DIOSA





Gran Reina del Trono de la luz incandescente, todos/as en el planeta te adoramos, te amamos, te rogamos, te servimos con gratitud. Tú eres dadora de vida, creadora de toda nuestra esperanza, VEN!
Quédate para siempre conmigo!
Pues tu Luz me cegó al amanecer y ahora sólo sé pensar en ti y amarte a todas horas, en cada instante, te amo y te amo otra vez, y me envuelves en un baño de felicidad del cual ebullen y flotan de continuo millones de burbujas de colores provenientes de tu energía cósmica creadora y eterna.
Déjame, pues, quedar para siempre unida/o a Ti y vivir en Ti todos los días de esta encarnación en el planeta y también cuando regrese a ti de mi viaje por el Universo, de planeta en planeta.
Yo te ofrezco todo lo que soy y lo que tengo, Gran Diosa Maravillosa de los Reinos de Luz y de Libertad, para que todos los días en el árbol de mi vida dé millones y millones de frutos exquisitos que alegren tu jardín, y mi jardín, y el jardín de mis vecinos, y el jardín de todos/as aquellos/as mis hermanos a los que no conozco pero que me acompañan en este viaje en el mismo barco: nuestro precioso planeta azul y verde, de turquesa, mar y tierra.
Gran Madre Poderosa que me acunabas cuando nací de tu océano, que me envolvías cuando crecí, y que me guías al abrir mis alas al caminar…
Te doy las gracias por tu ternura infinita, tu claridad y caridad, tu generosidad sin limites, tu perdón a mis errores y omisiones, tu Guía constante.
Gracias por sanar nuestros corazones destrozados y las auras rotas, gracias por dejarnos vivir en tu corazón, gracias por la tranquilidad de mi vida en la que disfruto con mi familia humana de la mayor y más deliciosa felicidad, gracias por extender un manto de estrellas en el Universo, gracias por enviar a tu Arcángeles y ángeles, Serafines y Avatares, a la tierra, para ser nuestros valedores y hermanos.
Desde antes de nacer yo te amé, mucho antes de entender yo te amé, te amé hasta que llegué a ser consciente de mi presente, y por ello yo te amo ahora y siempre, siempre serás mi AMOR.
Mis entrañas me llevan hasta ti.
Hoy te ofrezco mis danzas y los mejores frutos de mi corazón, bailo para ti para ofrecerte mi humilde regalo y te canto con tu nombre:
UNI
UNI
UNI
UNI
Vamos a crear juntas/os un mundo de Luz!!!
Brille tu Luz por siempre Madre Divina, aclaradora de dudas, acógeme cuando se produzca mi ascensión!